OPINIÓN/ No hay dos sin tres. Ni tonto sin bocina…

2

Vale, partamos de la base de que hay que ser muy obtuso para pensar que el hecho de querer que España gane la Eurocopa (o ponerte la camiseta de la selección) te convierte automáticamente en un franquista. Es más, también podríamos hilar más fino y reconocer que incluso en el acto (a mi juicio, casposo y cutre) de colgar la banderita de España en el balcón en plena Eurocopa o Mundial puede haber matices y excepciones (pero tengo claro que, en buena parte de los casos, dicha acción esconde un innegable tufo a conservadurismo rancio). También me atrevería a decir que en época de Eurocopa y Mundial también se torna bastante cansino ese topicazo que afirma que el hecho de estar pendiente de un partido de fútbol es sinónimo de ser un retrasado mental sin ningún tipo de inquietud cultural o social. Me he cansado de escuchar eso de “mientras vosotros estáis viendo los partidos de España, la crisis sigue sin dar tregua”. Estar pendiente de tu equipo de fútbol no necesariamente te convierte en una ameba. Se podría discutir largo y tendido sobre el tema del fútbol (o mejor dicho, de lo que lo rodea, ya que el fútbol en sí es un deporte, y lo que lo enturbia es la mierda que hay a su alrededor y no su propia naturaleza), pero más allá de eso, aunque a algun@s les cueste imaginarlo, una persona puede seguir un partido de la selección española o de su equipo sin ser un borrego al que no le importan los problemas realmente importantes. Cada persona tiene derecho a evadirse como quiera, siempre y cuando sea eso, un paréntesis para tomar aire. Porque, hasta donde yo sé, mientras en los bares, discotecas y raves la gente se evade bebiendo o metiéndose cocaína los fines de semana, la prima de riesgo también sube y no veo quejas al respecto en Twitter o Facebook.

Una vez aclarado ésto, me gustaría dar una serie de argumentos (subjetivos, tampoco pretendo darle validez antropológica a mis palabras) a la hora de explicar que, al igual que la gente tiene derecho a disfrutar de La Roja, los demás también tenemos derecho a sentir ganas de vomitar por ello (y ya que estamos, me gustaría resaltar que hay muchos españoles que no se ofenden cuando pitan el himno, aunque algunos no se lo crean). Al igual que en el anterior párrafo critiqué el hecho de que se generalice tan a la ligera cuando se habla de los futboleros (en ocasiones, los aficionados al fútbol hemos tenido que “pedir perdón” por serlo) también me gustaría defender la postura de los que, por cometer la osadía de no emocionarnos y/o empalmarnos con La Roja, hemos sido criticados de alguna manera. Desde que la selección española dejó el pagafantismo y ganó la Eurocopa hace cuatro años, se ha creado un contexto bastante insoportable. Puede que sea absurdo e irracional cogerle manía a una selección por culpa de una serie de imbéciles, pero supongo que es inevitable. Al ver determinadas cosas he sentido vergüenza ajena, más allá de que he vivido diez años en un país (Argentina) cuyo nivel de imbecilidad en el apartado futbolístico alcanza cotas inimaginables y estoy acostumbrado.

Durante estas últimas semanas hubo una cosa que me llamó poderosamente la atención. El gol de penalti marcado por Sergio Ramos a lo panenka supuso un punto de inflexión en ese sentido. Fue la excusa perfecta para que la caspa española tuviera impunidad a la hora de soltar según qué cosas. Y el discurso del casposo español se basa, principalmente, en “tener los huevos grandes” y en el hecho de “ser español”. Os juro que me encantaría que alguien me explicara qué implica “ser español”. O mejor aún, qué relación hay entre el hecho de jugar bien al fútbol y el de serlo. No saber perder está feo. Pero igual de grave es no saber ganar. Y muchos españoles no saben digerir los éxitos deportivos. En ese sentido hay que resaltar la figura de una serie de personajes que, según mi criterio, tienen mucha culpa de que La Roja nos resulte antipática a algunas personas. Un claro ejemplo sería el de los los indeseables Paco González, Manu Carreño y demás escoria (si Mahatma Gandhi levantara la cabeza y los escuchara relatando los partidos de España, creo que empezaría a barajar seriamente la posibilidad de renegar de la no violencia).

Al fin y al cabo, Tomás Roncero es transparente y no oculta lo que es: un paleto español (con dos carreras, pero paleto). No va de fino, ni pretende ir de intelectual como los putos progres de Deportes Cuatro. Roncero da asco, pero soy incapaz de odiarlo, puesto que no me preocupa: lo veo y lo percibo como si fuera una especie de llavero, un souvenir de Gandía, una albondiguilla con patas, un bufón que anima una barbacoa. Son más peligrosos los otros, que pretenden dar una imagen de seriedad y profesionalidad cuando realmente se están comportando como el español más chabacano. Sentí vergüenza cuando, durante cada uno de los partidos, estos tipejos venidos a más aprovechaban para recordar continuamente (como si no se supiera), de forma prepotente, exitista y con calzador que España era la última campeona. Sentí asco ayer, cuando Paquito González celebró el gol de Jordi Alba gritando desaforadamente (desconozco si iría dopado, pero lo parecía) “¡Qué huevos tiene Jordi Alba!” (sólo le faltó eructar, decir que le repetía el bocata de panceta y darle golpes al micrófono con su minga). ¿No sería más recomendable preocuparse de estos periodistas españoles en lugar de indignarse por unos guiñoles franceses (en clave de humor, aunque a mucha gente se le olvide)? Sentí tristeza (bueno, no, realmente me causaba gracia) cada vez que las cámaras entrevistaban a algún aficionado español en Ucrania/Polonia y éstos demostraban no sentir ningún reparo a la hora de compartir con el resto de España sus taras mentales.

¿Y esa repelente manía que tienen los ya mencionados González y Carreño de llamarle Andresito y Pedrito a dos tipos millonarios con canas en sus huevos (¡joder, qué español me he sentido al escribir esta palabra!)? ¿Y qué decir del trillado y amorfo cántico de Yo soy españoooool, españoooool españoooool? ¿Quién compone el variado repertorio de la hinchada española? Pau Donés. ¿Cómo no padecer sarpullidos al escuchar aquello de “Soy español, ¿a qué quieres que te gane?” (pregunta tan absurda como peligrosa para el ego del que la lanza, ya que las posibles respuestas son bastante dolorosas y humillantes, por cierto).  Repito, soy plenamente consciente de que no deja de ser estúpido llenarse de odio por culpa de este sector de la sociedad española (de hecho no sé hasta qué punto será representativo). Pero hacen mucho ruido, son molestos y huelen mal (y no es cuestión de desodorante). ¡Ah, por cierto! Tampoco me hacen gracia los chistes de Pepe Reina. Lo siento.

JOAQUÍN STRUMMER

About these ads

2 comments on “OPINIÓN/ No hay dos sin tres. Ni tonto sin bocina…

  1. lamadredejoaquinesbotinera dice:

    y tu te piensas que eres algo nel? vya comentario!!! tu seguro que en clase eras el gafotas al que todo el mundo pegaba collejas y las chicas se reian de el(años despues lo que se conoce como un pagafantas)!! tienes un complejo de inferioridad tremendo!!PD:comeme lo que me cuelga

  2. Nel dice:

    Los españoles fueron,son y seguiran siendo asi de subnormales(en el 90% de ellos) siempre,eso si cuando una mano les solmena una buena ostia entonces ya no se los escucha mas decir gilipolleces.

    Soy español,¿a que quieres que te gane?,pues a cultura general basica,por ejemplo…xD

    Pobres diablos,piensan que son alguien y el resto de europa los ve como un paisucho miserable de africa(sin pretender faltar a lo africanos).

    España es como el cateto de la clase que solo destaca jugando al futbol en gimnasia y despues supendia tolo demas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s